Buscar en este blog

lunes, 13 de diciembre de 2010

Membrillo con queso fresco

Vaya fin de semana. El viernes fue el cumpleaños de mi madre, y después de aparecer en mi casa y comerme una espectacular merluza rebozada y frita (A la andaluza) me fui para mi casa. Me esperaba un fin de semana "cocido", pero no como dice mi amigo el Rubio, si no como le llamo yo. Cocido de "la Mama" el sábado y cocido de "La mama del Víctor" el domingo (El Víctor, otro gran personaje entre mis colegas). En definitiva, hoy es lunes y después de una cenita de naranja y pera, pelada y comida, hoy lunes sin ganas de cocinar os propongo otro de mis platos preferidos y buenísimos para la cena.

En el huerto de mi padre se cultivan unos maravillosos membrillos. Y en casa hacemos carne de membrillo. Sin más conservantes que el azúcar, ni más espesantes que la pectina propia de la fruta, queda un bocado de dioses, es más, Zeus me mando un mail pidiéndome la receta, y añadiendo que ni en el Olimpo se come un postre igual.

Ingredientes (para bastantes cenas, pero se conserva muy bien)

1,5 kg de membrillo cortados y sin corazón · 750 gramos de azúcar · Queso fresco


Y ahora, es cuando os cuento cómo. . .

Esta es la receta más fácil de las que os propongo, pero no por eso poco laboriosa. Descorazonamos los membrillos y los picamos finos. Los ponemos en una olla a cocer durante hora y media junto con el azúcar y lo dejamos enfriar. Así de fácil. Por si no fuese bastante fácil, lo podemos hacer más. Metemos los membrillos en el vaso de la thermo y lo troceamos a velocidad 5 10 progresiva junto con el azúcar. Lo ponemos a temperatura varoma durante hora y media. Envasamos en "tuper" y dejamos reposar. Y ahora la más fácil de todas. Vamos a nuestro charcutero y le pedimos un trozo de membrillo y otro de queso fresco. Cortamos y en - platamos.

Espero que os haya gustado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada