Buscar en este blog

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Foccacia, así de simple, así de fácil.


Hace tiempo que no escribo una receta italiana, y la verdad es que tenia mono, soy Italiano-adicto. 4 ingredientes básicos, un poco de paciencia, 2 aromáticas y tienes un plato extraordinario. Este fin de semana largo, me apetecía meterme en los fogones, harto de hallowen, calabazas, trucos y tratos, me enrede. Lo peor? Que me enrede demasiado poco, porque resolví la receta en un visto y no visto, pero bien valio la pena. Es un estupendo pan para acompañar un aperitivo, se puede perfumar con cualquier hierba o queso, y queda increíble. No os arrepentiréis.

Ingredientes (para una bandeja de horno)
450 gr de harina de fuerza · 50 gramos sémola de trigo duro · 2 sobres de levadura de panadero o 25 gr de levadura fresca · 10gr de sal· Unos 250 ml de agua · 1 cebolleta cortada en juliana fina · Romero fresco · Aceite de oliva Virgen


Y ahora, es cuando os cuento cómo. . .
Empezamos echando la harina en un bol amplio que usaremos para amasar, añadimos la sémola, la sal, y la levadura (desmenuzada si es fresca) y mezclamos todo bien en seco. Formamos un volcán con la harina y en el centro añadimos 2 cucharadas de aceite de oliva, y casi toda el agua (unos 200 ml) y empezamos a mezclarlo con los dedos primero dentro del bol y luego con las manos en la encimera. Tenemos que conseguir una masa ligeramente húmeda que se despegue con facilidad de las manos, por eso el agua lo añadimos “Según nos lo pida” (llevo 1 año de blog y siempre he deseado poner esta frase de madre) Una vez bien amasa, 5 minutos aproximadamente, la dejamos reposar hasta que doble su tamaño tapada con un trapo. Podemos acelerar el proceso calentando el horno durante 1 minuto, apagándolo y metiéndola dentro.
Una vez que haya doblado su volumen, la volvemos a amasar ligeramente y la estiramos con la ayuda de un rodillo hasta conseguir una masa de 1 cm de espesor. Colocamos la masa en la bandeja del horno forrada de papel para hornear, y tapada con un trapo la dejamos reposar hasta que doble su volumen (15-20 minutos)
Aprovechamos este segundo reposo, para ir calentando el horno a 200 grados. Una vez reposada la masa, le hacemos unas marcas hundiendo el dedo, añadimos la cebolla cruda, el romero, una pizca de sal. Regamos con aceite de oliva y al horno durante 20 minutos en la parte baja del mismo.

A mí me encanta templada, bien regada de AOVE, y con embutido y encurtidos. Vosotros elegís!!
Que aproveche

No hay comentarios:

Publicar un comentario